2

Radio ayuda y aerovías

Hoy en día el espacio aéreo en varias partes del mundo observa un nivel de congestión fascinante. Ciudades como Nueva York, Atlanta, Chicago, Londres, París, entre tantas otras, muestran una capacidad admirable para manejar volúmenes muy altos de tráfico aeronáutico.

La habilidad de los controladores de tráfico aéreo tiene un gran mérito en la tarea de organizar los aviones en el cielo que, aunque parezca mentira, es un espacio limitado, donde solamente “entran” una determinada cantidad de aviones. Un día podemos hablar de las comunicaciones por radio y los centros de control de tráfico aéreo. Inicialmente, el tema de esta nota tenía pensado orientarlo a la infraestructura del sistema de aerovías, las cuales podrían ser introducidas con la metáfora de “las autopistas de los cielos”.

Un vuelo muy rara vez procede directamente de su aeropuerto de origen a su aeropuerto de destino. En condiciones normales, en tierra, antes de iniciar el vuelo, el Piloto recibe una autorización, o permiso de tránsito, en una frecuencia del aeropuerto donde se origina el vuelo. Esta autorización concede el permiso al vuelo para dirigirse al aeropuerto de destino por medio de una ruta específica, la cual puede incluir el sobrevuelo de estaciones de radio ayuda en tierra, tales como los VOR, aerovías, o intersecciones de aerovías.

Los VOR son estaciones en tierra que emiten señales que un avión puede seguir desde o hacia esa emisora. Uno podría imaginarse un VOR como una emisora de 360 señales a su alrededor, que reciben el nombre de radiales. Un vuelo puede volar desde o hacia la estación en un determinado radial.

Cuando dos radiales de dos VOR distintos coinciden, muchas veces se conviene designar esa coincidencia de señales como una aerovía. Una aerovía, generalmente, une un VOR con otro.

En el ejemplo de la foto puede observarse como la aerovía J35 une el VOR de Hampton – HTO con el VOR de Providence – PVD. Asimismo, la aerovía J121 une el VOR de Hampton – HTO con el VOR de Sandy Point – SEY.

Justamente la semana pasada tuve la suerte de volar a Nueva York, que siempre ha sido uno de mis destinos favoritos. El vuelo 4880, que se originaba en Minneapolis, contaba con una ruta bastante compleja, debido al sobrevuelo de espacios aéreos con bastante congestión, como son las ciudades de Chicago y Detroit, además de la densidad de tráfico que se encuentra en el origen, Minneapolis – MSP, y el destino, Nueva York – EWR. Como puede observarse en la imagen, nuestra autorización no nos llevaba a hacer una línea recta de MSP a EWR. En cambio, la ruta nos conducía inicialmente al sureste, y luego, al sur del área de Chicago, casi directamente al este, recorriendo un total de 930 millas náuticas.

 

A veces, si hay poca densidad de tráfico, como ocurre muy tarde en las noches, o muy temprano por las mañanas, los controladores pueden autorizar a un vuelo a desviarse de su ruta y tomar “atajos”, volando una ruta un poco más directa. Esto reduce ligeramente el tiempo de vuelo y ayuda un poco a ahorrar combustible.

¿Qué te quedaste con ganas de saber? Pregúntale al piloto.

Suscríbete gratis al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Alejandro Muller-Karger

2 Comments

  1. Hola, como es el tema de las rutas transatlánticas? Son siempre las mismas o cambian? Leo siempre las notas, todas muy buenas .

    • Hola Darío. ¡Qué buena tu pregunta!

      Al no existir la posibilidad de las radio ayudas sobre los océanos, hoy en día los vuelos transoceánicos o transpolares se realizan, en su mayoría, únicamente por GPS.

      Hace algún tiempo, antes de que la tecnología de navegación satelital estuviese desarrollada, los vuelos transoceánicos volaban bajo sistemas de navegación inercial. Bajo esta modalidad, la posición geográfica inicial de la aeronave era introducida en el sistema antes del despegue. Durante la ruta, el sistema inercial medía todos los movimientos del avión, y calculaba así la posición aproximada del mismo durante todo el vuelo sin ninguna señal externa. Cuando la aeronave estaba próxima a llegar a la costa del destino, se utilizaban las radioayudas para afinar o corregir los pequeños errores naturales de la navegación inercial.

      Antes del GPS y la navegación inercial varias generaciones de aviadores volaron con la ayuda de la navegación astral, usando las estrellas para guiarse.

      Respecto a las rutas, estas pueden variar. Incluso pueden variar en vuelos sobre tierra firme. Existen varios factores que pueden afectar qué radioayudas, aerovías, o intersecciones se escogen a la hora de armar un plan de vuelo, como por ejemplo, la meteorología en ruta, vientos, tráfico, etcétera.

      Te recomiendo este link, donde puedes rastrear casi cualquier vuelo comercial del mundo. En el enlace que te envío puedes ver el vuelo 511 de Lufthansa, que une Buenos Aires con Frankfurt todos los días operando con un Boeing 747. Hoy, 02 de Noviembre de 2017, vemos que el avión está siguiendo una ruta que vuela sobre la costa este de América del Sur, mientras que ayer el mismo vuelo siguió una ruta que lo llevaba sobre tierra, atravesando Brasil.

      Gracias por escribirnos. Te esperamos con más preguntas en las próximas notas.
      Ale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *