0

Rio de Janeiro, Cidade Maravilhosa

Yo creo que Rio de Janeiro es un Top5 de las ciudades del mundo a conocer. Máximo exponente de la cultura brasileña, sede del famoso carnaval, playas hermosas (y paradisíacas, completamente deshabitadas a escasas horas de viaje), una gran ciudad y todo envuelto en una falla geográfica muy interesante, lagunas y “morros” por todos lados.

Voy a dedicarle estás próximas lineas a dos experiencias únicas, diferentes a las clásicas pero no menos recomendables, como subir al Pan de Azúcar y apreciarlo desde la playa de Botafogo, conocer Lapa y la ciudad antigua, o subir al Corcovado (donde está el Cristo).

El Pan de Azúcar, desde Botafogo. Plus: B737 de GOL.

La primer experiencia es algo aventurera, y fue algo que no voy a olvidar nunca. La Thrila a la cima del Morro Dois Irmãos comienza en un punto muy particular para unos, pero que me llevó a conocer lugares poco explorados para un turista, y es el extremo más alto de la Favela de Vidigal, justo al lado de Leblon, fácilmente accesible en un taxi/uber, o yendo hasta la base de la favela y contratando un servicio de mototaxis que se presta allí o subirla (y bajarla) caminando. Terminando el sendero, se llega al punto mas alto del morro, donde se consiguen unas increíbles vistas de la playa que componen Leblon e Ipanema. A lo lejos se aprecia Copacabana y se logra una postal única, donde el morro Corcovado forma parte también.

Vistas desde la cima. De Izq a der: Corcovado, Laguna, Leblon/Ipanema. Copacabana y la bahía están detrás.

(Atención: por favor tomen este consejo con mucho recaudo, por mas que estén mas controladas, las favelas no dejan de ser zonas muy peligrosas, y no me hago responsable por ningún tipo de inconveniente al seguir las pasos que les explico que realicé). Mi experiencia en particular, fue un ascenso en uber y un descenso caminando (producto de que nadie gustaba de ir a buscarnos allí), hasta la base de la favela, y luego un colectivo.

La subida es de aproximadamente 1h30m, a un paso constante. A mitad de camino se puede obtener una vista muy particular, que comprende el binomio Favela Rocinha-Playa São Conrado. La antítesis de las condiciones de vida de esta ciudad. A un lado, la favela mas grande de Rio, ejemplo claro de la pobreza que afronta esta ciudad, prácticamente lindando con una serie de edificios muy modernos y majestuosos que bordean la playa. Encuentro una analogía ¿irónica? entre la altura que buscan tener esos edificios, donde pagan montones de dinero para poseer las mejores vistas, y a pocos metros y a la misma altura, una humilde familia lo consigue igual.

Vistas a mitad de camino. São Conrado y Rocinha.

Para los menos aventureros, existe un punto panorámico muy poco conocido, donde uno experimenta la oportunidad de estar encima de un fuerte, lleno de cañones y controlado por el ejército, donde a la vez aprecia de una vista muy diferente de Copacabana, coronada por el Pan de Azúcar sobre el final. Para el ingreso, simplemente se deben adentrar justo en frente del hotel Sofitel, donde tras las rejas y un posible registro por los guardias, se puede acceder. Allí mismo hay un local perteneciente a la famosa Confitería Colombo (clásica visita en el centro histórico) donde uno puede sentarse para consumir sus productos sin llegar a estar sobre la masa de cemento que sirve de defensa.

Vistas de Copacabana

Los cañones que uno presencia muy de cerca.

Visitas muy recomendadas en las cercanías son las ciudades de Paraty, un antiguo puerto que quedo parado en el tiempo con sus hermosas casas de adobe y calles de adoquines, rodeado de islas y playas paradisíacas, que sirve de conexión para la Ilha Grande (aunque también desde Angra dos Reis), una isla donde el transporte motorizado esta prohibido, no hay calles asfaltadas y uno siente estar perdido en una isla en el medio del océano.

Espero que tengan la oportunidad de conocer esta hermosa ciudad.
Por cualquier pregunta deja tu comentario!

 

 

 

Suscríbete gratis al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *