1

Un atardecer en la Península de Valdés

Siendo que estamos próximos a la época de avistaje de la Ballena Franca Austral en la zona, aprovecho para contar lo que uno siente en semejante accidente geográfico que la naturaleza nos dio.

Recomiendo mucho dormir en el propio pueblo de Puerto Pirámides (dentro de la península), de apenas 500 habitantes, y no en Puerto Madryn, alejado de las circunstancias. Al pasar unos días algo aislado de las grandes urbes, uno llega a comprender y sentir cuan sabia la naturaleza. Comprende las mareas, cómo migran las especies, por qué algunas descansan en éste lado y por qué otras en aquél otro, quién se alimenta de quién y cómo es que funciona «la naturaleza», algo de lo que estamos cada vez más alejados.

Una de las experiencias más lindas es poder dar un paseo en lancha por el Golfo Nuevo, y mucho mejor si se logra a la hora del atardecer. Un paseo de unas 2:30hs, saliendo y volviendo desde Puerto Pirámides, donde se logran unas vistas, y un contacto con la fauna muy de cerca. No voy a hacer alguna mención especial de este servicio porque es algo que ofrecen en cualquier puesto que se dedique al turismo allí, precios y servicios muy similares.

La fauna siempre presente. Una isla repleta de Cormorán Real. (No, no son pingüinos!)

 

Los elefantes marinos son muy sociales! Aquí nadando junto a la lancha.

Entre historias y explicaciones varias, surgió una «secreta» en la que nos contaron que durante un cierto tiempo, en épocas de la guerra fría, antes de que sea declarada Patrimonio de la Humanidad (Unesco), antes que existan las 6 reservas allí dentro, antes de que nos preocupemos un poquito de la península misma; se dice funcionaba un área de prueba de torpedos, principalmente usado por Estados Unidos, donde se aprecia el impacto de los mismos contra las paredes que se encuentran en la costa.

Una de las «paredes» de la península atacadas.

En la anterior foto, del lado izquierdo, se aprecia lo que hubiese sido una prueba de un torpedo. Se han encontrado restos de torpedos que avalan esta historia, que pareció verídica. Queda en la conciencia de cada uno qué creer. Si alguien tiene algo para aportar será bienvenido.

El paseo no termina sin poder llegar a ver el atardecer! Una postal única!

Un hermoso atardecer.

Cortesía de Eze, otro atardecer desde Puerto Pirámides!

Entre otras experiencias muy lindas para realizar en la península, está la posibilidad de andar un poco en bicicleta a travez de sus áridos caminos (cuidado con la hidratación, no existe un poco de sombra en toda la isla, y los trayectos son largos y desolados).

Un casi imperdible es visitar la Estancia San Lorenzo, en la zona norte de la península, junto a su pingüinera, donde se podrá disfrutar de muy rica comida, como un cordero patagónico al asador, una linda estancia y poder ver desde muy cerca a los pingüinos. Allí nos enteramos que son bastante más respetables de lo que uno cree, bajo esa apariencia inocente, existe un ave ágil (principalmente en el agua), muy fuerte, y son capaces de realizar mucho daño con su pico en forma de gancho, siempre y cuando se sientan con la necesidad de realizarlo.

Repleto de pingüinos! Todos con muchas ganas de volver al mar.

(Importante: siempre consultar antes el estado de la estancia, si está abierto o no, y cuales son los horarios de las visitas a la pingüinera porque no se puede acceder por su propia cuenta, además de que el tiempo requerido para llegar es de una hora desde Puerto Pirámides. Importante Importante!: En la oficina de turismo de Puerto Pirámides nos habían dicho que la estancia estaba cerrada y que «no había ni un pingüino», reiteradas veces nos encontramos con esa respuesta al seguir preguntando en los negocios. Las fotos explican la verdad de una manera más simple. Quizás existe algún tipo de problema de intereses, una lástima!).

Tenés alguna pregunta sobre este preciado lugar que tenemos en Argentina? Pregúntenos!

 

.

Suscríbete gratis al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *