0

Vamos a Buenos Aires

Siempre parece que cuanto más lejos, mejor va a ser esa experiencia. Hasta que caés en la cuenta que la Ciudad de Buenos Aires es lejos para otras personas del mundo, y aprecian la ciudad como deberíamos de verla todos los Argentinos.

Dedicarle al menos un fin de semana, puede ser una grata sorpresa y se extiende mucho mas allá del famoso Obelisco, con una antigua historia de amor y odio desde los ciudadanos, pero que verdaderamente representa la ciudad.

Obelisco

Recorrer la Feria de San Telmo un día domingo es una muy buena idea, observando miles de puestos que transforman una calle en peatonal, y coronando  el recorrido en el Mercado de San Telmo, se trata de un clásico mercado que posee diversos rubros, principalmente de antigüedades y gastronómicos, donde se pueden encontrar verdaderas joyas.

Caminito (La Boca)

Y cómo no hablar de “Caminito”, un emblemático paseo al sur de la ciudad, hace varios años era una zona de conventillos, meca del famoso Tango y donde muchos inmigrantes, principalmente europeos, reiniciaron vidas en este nuevo continente. Es prácticamente un museo a cielo abierto, recomiendo simplemente dejarse llevar entre los pasillos y adentrarse en cada puerta abierta que uno cruce. Siempre con mucho cuidado ya que en las zonas aledañas existen zonas algo peligrosas.

En la Ciudad de Buenos Aires existe una cantidad muy grande de palacios, en esa misma inmigración que en parte pobló la zona de la boca, también estaba compuesta por personas de alto poder económico, que construyeron a semejanza de Europa increíbles edificios. Uno de los mejores ejemplos es el Palacio Barolo, que siguiendo muy de cerca a la famosa novela de Dante Alighieri, La Divina Comedia, esconde muchos detalles de la obra y en su cima se puede apreciar una de las mejores vistas de la ciudad y sin duda, la mejor del Congreso de la República Argentina.

 

Palacio Barolo

Este edificio esconde una peculiaridad: en su punto más alto posee ¡un faro! (para algún despistado: estando en el medio de la ciudad no sirve de mucho!). Fue puesto allí con la intención de comunicarse con un edificio hermano en Montevideo, algo imposible ya que la misma curvatura de la tierra (sí, es curva) no permite que el haz de luz llegue a pesar de la poca distancia.

 

Importante: las visitas son únicamente guiadas y con reserva previa por teléfono o email: PalacioBaroloTours.

(Si desean más info de la gran cantidad de palacios que hay en Buenos Aires, cómo visitarlos y de qué se tratan, comenten para incentivar a un post exclusivo!)

Otra construcción imponente, y que además dentro de su categoría estuvo entre los mejores del mundo siempre, es el Teatro Colón. Que se puede visitar en el transcurso de una misma obra, sujeto a la disponibilidad (y al precio), y también en un tour guiado que recomiendo ampliamente, donde se visitan salas exclusivas y el mismo escenario, con muchas explicaciones sobre el porqué de la arquitectura y distribución de las habitaciones. Simplemente es necesario acercarse al teatro para obtener entradas para la siguiente visita.

Sala principal del teatro

Espacios de recreación

Detrás de la Casa Rosada, sede del Poder Ejecutivo (que también posee visitas guiadas aunque hay que sacarlas con mucha anticipación), se está el famoso barrio de Puerto Madero, hogar de muchos ricos y poderosos, donde se alzan edificios que parecen flotar en el agua. Digna zona para pasear, por su tranquilidad y gran oferta gastronómica.

Se puede descansar de esta gran urbe de cemento recorriendo los Bosques de Palermo, una gran extensión de pasto y naturaleza, que contiene al delicado Jardín Japones, donde uno se pierde en ese pequeño oasis oriental que te traslada muy lejos. En las cercanías, además, está el famoso Cementerio de la Recoleta, donde descansan eternamente importantes figuras Argentinas (y no Argentinas), que ofrece visitas nocturnas para los más atrevidos.

 

Espero haber servido de ayuda, cualquier comentario es bienvenido!

 

Suscríbete gratis al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *